NOTICIAS

Agricultura y cambio climático

por

Cambio Climático

La Organización Mundial Meteorológica ha declarado oficialmente a 2016 como el año más caliente de la historia del planeta, registrando las peores sequías prolongadas además de grandes pérdidas económicas en el sector agrícola. Estas condiciones meteorológicas extremas de acuerdo a consenso científico están relacionadas íntimamente con el cambio climático.

El Calentamiento Global según la mayor parte de la comunidad científica se debe al incremento de gases de efecto invernadero (GEI) generadas por la actividad humana.

La mayoría de las emisiones de GEI en el sector agrícola provienen del Metano, Óxido Nitroso y Dióxido de Carbono. El Metano se produce por la digestión de rumiantes, descomposición del estiércol y cultivos de inundación como el arroz. Emisiones de Óxido Nitroso derivan del uso de fertilizantes sintéticos, siendo un gas muy dañino (permanece hasta114 años en la atmósfera). Emisiones principales de CO2 provienen del combustible fósil utilizado por maquinarias, quema de biomasa para preparar terreno y deforestación para habilitar tierras agrícolas. El sector agrícola contribuye con el 21% de las emisiones globales de GEI (FAO).

A pesar de que en 2015 en la Cumbre del Clima de París se firmó un compromiso internacional para controlar el incremento de la temperatura mundial, hoy hemos alcanzado un nivel crítico que necesita mayor compromiso por los líderes globales.

Se estima que para 2050 la población mundial va a ser de 10.000 millones de habitantes por lo que la producción agrícola tendrá que aumentar un 70% para poder satisfacer la demanda global de alimentos.

Retos para enfrentar el Cambio Climático

 

Bajo este contexto la agricultura debe sufrir una profunda transformación para enfrentar estos retos, especialmente la agricultura convencional. Un nuevo enfoque que aumente la producción por unidad de área, mejorando la eficiencia tanto en el manejo como en la fertilización de los cultivos y en el uso de combustibles. Dicho enfoque debe ir estrechamente ligado con el uso racional y sostenible de los recursos agua y suelo.

Este reto debemos afrontarlo desarrollando prácticas de mitigación y adaptación al cambio climático; usando semilla certificada o seleccionada, desarrollando variedades de cultivos más resistentes al clima local, el uso más inteligente de insumos, rotación de cultivos con legumbres, tecnificación en sistemas de riego y drenaje, gestión de residuos de cosechas, etc.

Estas prácticas propician un entorno más productivo al mismo tiempo que una producción más limpia y sostenible, minimizando el impacto ambiental de esta actividad.

El agricultor necesita apoyo institucionalpara poder realizar la transición a una agricultura resiliente al cambio climático. Así se puede aportar al origen de un cambio transformador, mejorando los ingresos y garantizando la seguridad alimentaria de la población.

nike air max weiß nike air max weiß